LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

lunes, 7 de abril de 2008

PILAR, Cuando el fútbol es cosa de chicas

Cada fin de semana, cientos de mujeres de entre 17 y 25 años juegan en Pilar distintos torneos de fútbol femenino. Las premisas son compañerismo y juego limpio, más allá del resultado.

"Dejé de salir los viernes, y cuando llueve me quiero matar, porque no puedo jugar al fútbol". Nada tendría de curiosa esta frase, si quien la pronunciara no se llamara Delfina ni estuviese precalentando para jugar un partido. Ella es una más de las cientos de chicas que, cada fin de semana, disputan los diversos torneos de fútbol femenino que se organizan en la zona.

Actualmente, el furor se encuentra en uno de sus puntos más altos, pero el origen se remonta a principios de esta década, cuando los multitudinarios torneos masculinos comenzaron a dejar un lugar para ellas. "Nosotros fuimos los que innovamos con el fútbol femenino amateur, en otros países ya se hacía, pero acá no", afirmó Matías Caisson, organizador de los certámenes de La Rana.

En la actualidad, la entidad tiene inscriptos entre ochenta y cien equipos femeninos, una cifra que sorprende. "Los estamos clasificando para arrancar la semana que viene –comentó Matías-, hoy por hoy es el torneo más grande". Las chicas juegan en el complejo Las Iguanas –kilómetro 45,5 de la Panamericana- y en el club de campo Pilar del Este.

En Del Viso, a escasos metros de la entrada al club de campo Highland Park, se encuentra el complejo Vixen, donde se disputa el certamen homónimo. Allí las canchas están copadas por hombres y también por mujeres. "El torneo tiene siete años –comentó Rodolfo Trungadi, organizador-: empezamos con fútbol de hombres, y gracias a los grupos de chicas que vinieron acompañando a los novios se empezaron a armar un par de equipos femeninos".

La iniciativa comenzó con partidos amistosos, hasta que la formación de una decena de equipos permitió el nacimiento del torneo para mujeres, a pedido de ellas mismas. En el lugar, los equipos constan de siete jugadoras, disputando dos tiempos de 35 minutos cada uno. Se juegan dos torneos anuales más una copa, esta última con llaves de eliminación directa.

A divertirse

En general, las edades de las jugadoras oscilan entre los 17 y los 25 años, aunque puedan hallarse algunas de mayor edad. A su vez, los equipos suelen nacer a partir de la iniciativa de un grupo de amigas, usualmente compañeras de colegio y facultad. En todos los casos, la buena onda es fundamental: "A los equipos siempre se los prueba con un partido previo –comentan en Vixen-. Se evalúa que tengan ganas de jugar y que vengan todas, que estén organizadas, con camisetas, llegando temprano, etc.".

Mientras se prepara para comenzar un partido femenino, el árbitro Diego Villagra asegura que "esta clase de torneos tienen un buen nivel humano. Tal vez otros son más competitivos, pero acá predominan las ganas de jugar, es más recreativo. Dirigir a hombres siempre es más complicado, pero dentro de todo se puede manejar".

Sin embargo, Villagra reconoce que las chicas "a veces protestan: lo que pasa es que, a medida que avanzan los minutos, cualquier persona se va poniendo más fastidiosa, por el cansancio mismo. Pero tanto yo como todos los árbitros hablamos mucho con los jugadores –jugadoras en este caso- para tratar de bajar los cambios cuando el tema está un poco alterado". De todas maneras, el hombre de negro indica que "rara vez" los ánimos se caldean, "porque vienen a divertirse, el resultado no es importante. Es más: a veces las chicas felicitan a una rival después de hacer un gol, cosa que en un partido de hombres no pasa, aunque sean amigos".

Espíritu amateur

El sol del sábado no perdona en Vixen, pero ellas juegan igual. Delfina Giúdice, delantera de La Coqueta FC, comenta: "Jugamos desde el año pasado. Empezamos a principios de 2007, y la verdad es que estamos muy contentas, muy motivadas, nos encanta. Es la primera vez que formamos un equipo de fútbol, y los hicimos recauchutando amigas, preguntando quién se prendía, y ahora todo el mundo quiere jugar con nosotras".

Al igual que todas las formaciones, La Coqueta se armó a puro ensayo y error, viendo con el tiempo cuál era el puesto más apropiado para cada una de las jugadoras. Picante y encaradora –algo así como una versión femenina del "Conejo" Saviola- Delfina reconoce que "mucho no miramos ni entendemos de fútbol, pero nos vamos acostumbrando. El primer partido que jugamos lo ganamos 8 a 0, hasta que nos tocaron rivales más difíciles. Tratamos de que haya un buen clima, de hacer todo en equipo".

Con apenas un partido a cuestas –el sábado anterior, debut que terminó con un empate en uno-, el equipo Dale Que Va se prepara para encarar su segundo match. "Todavía no definimos bien los puestos, recién es nuestro segundo día", señala María José. Por otra parte, el objetivo de todas está muy claro: "Queremos ganar el viaje a Pinamar", dicen al unísono al referirse al premio por salir campeonas. Pero eso sí, tienen bien claro que "para ganar hay que practicar, así que trataremos de entrenar un par de veces por semana". Con miras al inicio del campeonato, ayer le ganaron 6 a 4 a La Coqueta. Las chicas van bien.

Superclásicas La Asociación del Fútbol Argentino incorporó a sus filas al fútbol femenino en 1991, y desde esa fecha se han disputado más de veinte torneos, con una particularidad: Boca y River son los grandes dominadores del escenario, acaparando todos los títulos. Mientras que las de la ribera ganaron catorce campeonatos, las chicas de Núñez dieron la vuelta olímpica en el resto.

A nivel Selección, la Argentina participó de un Mundial recién en 2003 –el primero se hizo en 1991-, en Estados Unidos. La Copa quedó en manos de Alemania, y nuestro país quedó en la 16ª posición. El año pasado, el certamen se disputó en China, y Argentina clasificó por segunda vez. El desempeño, sin embargo, dejó mucho que desear: la Selección quedó eliminada en la primera fase tras caer en sus tres presentaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog