LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

viernes, 11 de julio de 2008

Retrospectiva de Páez Vilaró en Bellas Artes de Tigre

"Fragmentos", la muestra retrospectiva del artista uruguayo Carlos Páez Vilaró, que se expone hasta el 12 de agosto en el Museo de Arte del Tigre. Propone un recorrido que el propio artista sintetiza como "fragmentos de mis estados de ánimos a través de obras del pasado y el presente, en homenaje a esta región a la cual me debo y quiero tanto". El artista de 84 años reacio al análisis retrospectivo, revisó sus obras y finalmente se dio el gusto de exponer a pocas cuadras de su "Casapueblo Tigre" que estará abierta para las personas que visiten la muestra durante el fin de semana. La apertura de la casa introduce a los visitantes en la intimidad de este hombre inquieto que incursionó desde la escultura hasta los murales, pasando por la literatura y también el cine. "El Tigre me ganó", confiesa Páez Vilaró durante una entrevista con Télam. "Me honra mucho que me hayan elegido para presentar mi obra en este flamante museo. Me siento muy feliz de exponer mi trabajo, ya que debo confesar que no me gustan las retrospectivas porque es como hacer un viaje al pasado". "Me considero un hombre del medio del río, reflexiona sonriente, ya que vivo saltando como entre los platos de una balanza por Argentina y Uruguay. Vivo seis meses acá y seis meses en Punta Ballena. Tengo tres hijos argentinos. En este país tuve mi primer trabajo con el que pude comprar una casa y aquí también realicé mi primera exposición", contó el artista. Páez Vilaró recordó que la última vez que expuso en nuestro país fue hace años en la ciudad santafesina de Rosario y en el cabildo de Córdoba. En el recorrido de las salas se pueden ver obras de la primera época: "Primer óleo" de 1950, "Curando el empacho" (1955), "Mateando" (1956) y "Mujer y lámpara" (1959), donde sobresalen los colores marrones mezclados con rojos en distintas tonalidades y donde el verde deja ver su presencia. En el área de los años 60 figuran "Mujer rubia", "Sandía calada", "Alta sociedad", obra en la que predominan los rojos intensos ensamblados con el negro y toques blancos. Una de las novedades, informa María Dezuliani -curadora de la muestra- es que "Carlos quiso exponer algo que nunca se mostró aquí: las cajas que hizo en Nueva York, muy originales y con un toque personal". "Me daba placer encajonar mis ideas y sellarlas con cristal para que nadie pudiera tocarlas", dijo en alguna oportunidad Páez Vilaró refiriéndose a las cajas y otras obras del denominado "Stand-art": "No olvidar la fragilidad de la botella", o "Como no dudo que las mujeres gobernarán el mundo, por si acaso, me quedo con una", entre una gran variedad de títulos tan largos como ocurrentes. "También pidió que expusiéramos las pinturas que hizo durante la época militar en Uruguay que fue su protesta silenciosa a través de la pintura y que nunca mostró", explicó la curadora. De los años 60 hay pocas obras porque en esa época el artista vivió en Africa y también pintó el mural más largo de mundo "Raíces de la Paz" en la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington. "Ese mural está compuesto por muchos personajes que están pintados en un mismo estilo, toda su fuente creativa quedó plasmada en el mural", comentó Dezuliani a Télam. De los famosos candombes del uruguayo, sólo se exhiben dos -los únicos que quedaron- ya que los demás fueron vendidos y están en el extranjero. En la exposición se podrán apreciar 140 obras que abarcan sus primeros trabajos, ’carligrafías’, pinturas con temáticas sobre el puerto, el candombe, el tango, sus gatos, esculturas y sus recientes trabajos con texturas. La muestra se podrá visitar hasta el 31 de agosto en la planta baja del Museo de Arte Tigre -Paseo Victorica 972- de miércoles a viernes de 9 a 19, sábados, domingos y feriados de 12 a 19.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog