LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

sábado, 27 de febrero de 2010

Nordelta cumple 10 años

Nació en el 2000 y al cumplir su primera década se muestra consolidada. Entre la variedad de sus propuestas, hay lofts desde us$ 57.000 hasta lotes exclusivos de us$ 500.000

En el año 2000, llegaban las primeras familias a un nuevo emprendimiento en Tigre. Se trataba, en realidad, de un megaproyecto, una ciudad futurista ideada por el empresario Eduardo Constantini.

Hoy, al cumplir su primera década de historia, Nordelta, como la habían bautizado, muestra orgullosa sus adelantos y los comparte con sus ya 14.000 vecinos.

¿Cómo es la ciudad-pueblo, como ellos mismo la llaman? "La llamamos ciudad-pueblo porque la idea es unir las virtudes de la vida urbana con la tranquilidad de un pueblo", explica Agustín Benedit, director comercial del mega.

En efecto, las comodidades comienzan antes de llegar, con un doble acceso por la Panamericana: por el camino Bancalari (ramal Pilar) o por la ruta 27 (ramal Tigre). Ambas son autovías rápidas que comunican varios emprendimientos de la zona. Durante el camino, hace su presentación uno de los principales valores agregados del emprendimiento: el paisaje. Tierra de pajonales, espejos de agua, canales, ríos y cielo amplio, el Delta le da un toque particular a los 16 kilómetros cuadrados que ocupa Nordelta. Después de atravesar un puesto de seguridad que autoriza los accesos, comienza el camino de circunvalación que rodea el corazón del proyecto, el Lago Central, un gran espejo de agua de 160 hectáreas en cuyas costas se desarrollan la mayoría de los 18 barrios que están abiertos hasta el momento. Sobre ese escenario natural se plasma una de los secretos del crecimiento de Nordelta: la variedad de sus propuestas. Hay desde barrios náuticos y baja densidad (La Isla, Las Caletas, El Yatch) con lotes que dan a canales, lagos y salida al río; hasta los más urbanos y poblados (El Palmar, Portezuelo, Bahía Grande) con edificios de condominios e hileras de casas (townhouses). Cada barrio posee su identidad y características particulares (hasta se identifican con una bandera) y son independientes. Tienen entrada propia, instalaciones sociales y deportivas dentro de sus superficies y autoridades que la representan en AVN (Asociación Vecinal Nordelta) el ente administrador de la ciudad-pueblo. Mientras el paisaje general y la tranquilidad de cada barrio aportan al espíritu de pueblo, es una sólida infraestructura de servicios la que le otorga el carnet de ciudad. Basada en cuatro ejes principales (educación, salud, deportes y entretenimientos) es el principal argumento a la hora de invitar a vivir allí. Dentro de Nordelta funcionan cuatro colegios (Michael Ham, Northlands, Cardenal Pironio y Saint Lukes), con 3.000 alumnos en todos los niveles. Este año, además, la Universidad de Belgrano arriba cursos y talleres de capacitación en la sede del Pironio. En cuanto a salud, los vecinos cuentan con el Centro Médico, un edificio emplazado sobre un predio de una hectárea, manejado por los Sanatorios Otamendi y Las Lomas. Está abierto todos los días del año y cuenta con guardias de clínica, pediatría y traumatología, además de un Centro de Diagnóstico de última tecnología. El Club Nordelta, por su parte, concentra buena parte de la actividad deportiva. Recostado sobre el Lago Central, es sede de la escuela náutica con clases de vela, canotaje y windsurf. Hay, además, pileta de natación, canchas de tenis, un gran gimnasio equipado y actividades de todo tipo: desde torneos de tenis y fútbol y colonias de vacaciones hasta clases de skate. Este año, además, se realizan las obras para abrir la segunda sede del club en el nuevo barrio El Palmar. Paro los momentos de relax y esparcimiento, hay dos lugares específicos: el Paseo de la Bahía, por un lado, es un desarrollo urbanístico en la Bahía Grande, una zona cercana al Río Luján. El diseño de Germán Frers se amolda alrededor del espejo de agua donde descansan varias embarcaciones de vecinos (todos pueden tener una amarra allí). Bajo los vistosos edificios que rodean la bahía se desarrolló una atractiva área gastronómica con opciones de sushi, parrillas, restaurantes y pubs. El otro polo de servicios es el Centro Comercial: un shopping con más de 12.000 metros cuadrados en 2 plantas y 60 locales comerciales con indumentaria, comidas rápidas, diseño y decoración, entre otros. Cerca está el supermercado y, para el año entrante, llegará una cadena de cine con salas digitales de última tecnología. Aquella primera familia, quizás, no hubiese imaginado el meteórico crecimiento de esta ciudad-pueblo nacida junto al nuevo siglo. Y hoy, al cumplir sus primeros 10 años de historia, ya puede afirmar que está consolidada y con buenos horizontes.

Archivo del blog