LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

domingo, 23 de noviembre de 2008

LA HISTORIA DEL MURAL DE SIQUEIROS QUE MAÑANA VISITARAN CRISTINA Y CALDERON

El sueño de volver a ver el emblemático mural del mexicano David Alfaro Siqueiros, "Ejercicio plástico", que el artista pintó en una quinta bonaerense en 1933 y que durante varios años estuvo encerrado en contenedores, tomó forma cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió días atrás la obra en la Aduana Taylor, detrás de Casa de Gobierno, donde se llevará a cabo su restauración.

Expertos argentinos y mexicanos se dedicarán a la labor de recuperar el mural a espaldas de la Casa Rosada, en un espacio subterráneo del edificio, como una expresión concreta de la relación cultural entre México y Argentina, lugar que visitará mañana a la tarde Cristina con el presidente Felipe Calderón durante su visita al país.

La obra -tasada aproximadamente en un millón y medio de dólares- pintada por Siqueiros en la quinta del director del diario Critica, Natalio Botana, en la localidad bonaerense de Don Torcuato, estuvo durante 19 años separada por fragmentado en cinco contenedores en un predio en la localidad de San Justo.

Siqueiros pintó entonces el techo, las cuatro paredes y el piso del sótano de la mansión del fallecido periodista argentino y fue la única obra que realizó en la Argentina, dedicada a la poetisa uruguaya Blanca Luz Brum, en aquel entonces su mujer.

En 1991, "Ejercicio Plástico" fue desmontada, fragmentada y ubicada en contenedores por la empresa Seville, pero la firma quebró y la titularidad del valioso mural quedó en una engorrosa y larga disputa legal.

Siqueiros -quien había llegado a Buenos Aires invitado por Victoria Ocampo- pintó el mural con la colaboración de los argentinos Antonio Berni, Juan Carlos Castagnino y Lino Eneas Spilimbergo, y del uruguayo Enrique Lázaro, lo cual lo convierte en una obra emblemática de la plástica latinoamericana.

El trabajo plasmado en un subsuelo de la quinta de 200 metros cuadrados -de 6,71 metros de largo por 3,5 de alto- resultó atípico, ya que no refleja ninguna cuestión social ni política, como la totalidad de las obras que pintó en México, sino el cuerpo desnudo de su mujer.

Fue Cristina, durante su gestión como senadora y en un viaje a México, quien se ocupó de destrabar la situación del mural y anunciar que sería exhibido en la Casa Rosada, dando inicio al proceso de recuperación de la obra de Siqueiros.

En esa oportunidad la senadora manifestó ante las autoridades mexicanas la voluntad del gobierno de proceder al rescate del mural y pidió a la justicia argentina la autorización para retirarlo de los contenedores donde se encontraban, para proceder a su montaje e iniciar el proceso de restauración.

En ese sentido, en el año 2003 se firmó un decreto que declaró al mural de interés histórico artístico, con lo intención de conservarlo en el país, y tiempo después, la justicia argentina dictaminó que el Estado "va a tener la custodia del mural para restaurarlo y exhibirlo en el 2010 como una de las grandes obras del Bicentenario".

Se calcula que el montaje del mural y su restauración en la Aduana de Taylor llevará más de un año, ya que hay que hacer una obra de infraestructura que lo coloque a tres metros de altura para que no quede sujeto a la humedad de las napas del río de ese lugar.

El artista mexicano David Alfaro Siqueiros ((1896-1974) fue junto a sus compatriotas Diego Rivera y José Clemente Orozco una de las figuras más representativas del movimiento denominado "muralismo mexicano".

Su estilo personal, claramente reconocible dentro del movimiento de muralistas, realiza una particular síntesis de tendencias modernas (futurismo, expresionismo, abstracción) que él llamó realismo, entendiendo por éste una posición de compromiso frente a la realidad y no un estilo pictórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog