LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

viernes, 16 de mayo de 2008

PILAR. Confuso asesinato de dos jóvenes en el barrio Monterrey de Presidente Derqui

Uno recibió un balazo en la espalda y el otro en el pecho. Varios vecinos los escucharon pedir clemencia antes de oír los disparos. La policía investiga varias hipótesis en un caso con muchos interrogantes.
Detrás de Pilar del Este Matan a un hombre de cinco puñaladas

Pasadas las 9 de ayer, agentes de la Comisaría 6ª de Villa Rosa hallaron el cadáver de un hombre de unos 65 años asesinado de cinco puñaladas. El cuerpo que se encontraba en el terreno de una vivienda ubicada en la intersección de las calles Palma y Basabe, en el barrio lindero con el complejo urbanístico Pilar del Este en Villa Rosa, fue encontrado por el casero de la finca la cual ocupa dos hectáreas. La víctima fue reconocida como Arturo Salvador Yurasek Mardones, de nacionalidad chilena. El cuerpo presentaba heridas en uno de sus brazos, la espalda y el pecho, uno de los puntazos le habría atravesado el corazón. Tanto el casero de 27 años y nacionalidad paraguaya, como el jardinero de 30, se encuentran demorados por la Justicia como sospechosos. Los peritos encontraron el arma homicida, un cuchillo tipo tramontina que estaba en el interior de la vivienda donde se alojaba la víctima, que según las primera pericias habría sido atacado dentro de la casa e intentó huir y se encontraba semidesnudo. Según las fuentes, no se produjo ningún robo en el lugar por lo cual señalaron como hipótesis más fuerte "el crimen pasional". La víctima era propietario de un comercio gastronómico en el barrio porteño de Retiro. a investigación quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 2 de Pilar a cargo de los fiscales Alejandro Musso y Leonardo Loistersten.

Dos hombres fueron asesinados a balazos en el barrio Monterrey, de Derqui. Y aunque hasta ayer la investigación policial evaluaba la hipótesis de robo, hay varias teorías en danza a uno le faltaba su calzado tenía una bolsita con anillos de plata y bijouterie.

Pero hay un dato más curioso, porque el otro tenía arrollada su camiseta dentro del pantalón.

El enigmático caso tuvo lugar poco antes de la una de la madrugada de ayer. Ambos perdieron la vida por certeros disparos efectuados con un arma de grueso calibre; el primero falleció enseguida mientras que su compañero aún vivía cuando llegó la policía.

Pese a la gravedad de su cuadro pudo identificarse y dar su domicilio, pero cuando intentaba decir algo sobre su atacante quedó inconsciente. Rápidamente fue trasladado al hospital municipal de Pilar y pese a los esfuerzos de los médicos cirujanos falleció cuatro horas después.

La pesquisa deberá comenzar con muy pocas pistas ya que por el momento los vecinos de la zona donde hallaron los cuerpos sólo dicen haber escuchados corridas, gritos pidiendo clemencia y luego los disparos.

La primera víctima fue identificada como Gonzalo López de 25 años y domicilio en Paraná y Entre Ríos, mientras que la segunda resultó ser Ariel Sirake de 22, y domicilio al 2200 de calle Santa Cruz, los dos de Monterrey.

Cronología

"Pará, pará, no me mates, yo no tengo nada", oyó un vecino cercano a la Escuela 22, luego las corridas y varios disparos. Uno le dio en la espalda a López y lo mató enseguida. Luego otros vecinos, a la vuelta de la misma manzana, oyeron "por favor no me mates, estás equivocado", pero otro balazo en el pecho de Sirake hizo que horas más tarde muriera prácticamente desangrado.

De acuerdo a voceros de la investigación en marcha, López y Sirake en la noche del miércoles habían estado jugando al pool en la ciudad de Derqui hasta poco antes de la 1 de la madrugada del jueves. Se sabe que jugaban en pareja y apostaban dinero contra sus rivales. Por eso aquí surge el primer interrogante: ¿ganaron sus partidas, hubo una discusión por cobrar la apuesta, y luego fueron seguidos por los perdedores que se vengaron asesinándolos? Eso sólo se sabría si hubiera algún testigo del pool que viera la presunta pelea verbal y esté dispuesto a hablar con la policía.

Luego hay otro hecho extraño: fueron atacados lejos de sus respectivas viviendas, más precisamente a unas 15 cuadras. ¿Qué hacían por esa zona si querían retornar a sus casas para luego salir temprano a trabajar ya que vendían café por la calle? La policía no descarta que fueran a visitar a una mujer -de nombre Ana- que como ellos vende café y hace una semana que no trabajaba por estar enferma.

Cuando los vecinos oyeron los gritos y disparos llamaron al 911, y este alertó al destacamento policial de Monterrey. Los oficiales comenzaron un rastreo hasta que al llegar al galpón de la empresa de colectivos Monterrey, en la zanja de Jujuy y Bolivia, hallaron a López boca abajo, ya muerto. Un balazo en la espalda efectuado desde corta distancia lo había matado en segundos. Creyeron que era sólo una víctima, pero cuando continuaron revisando las calles, a unos 120 metros de la misma manzana, vieron que un hombre se retorcía en el suelo y pedía auxilio. Era Sirake con otro balazo en el lado izquierdo del pecho y en medio de una profusa hemorragia. Aún vivía, alcanzó a dar su identidad y domicilio, pero nada pudo decir sobre su victimario por quedar inconsciente. Fue llevado al hospital municipal de Pilar donde lo operaron, pero la pérdida de sangre fue mucha y el proyectil le había afectado órganos vitales. Antes de las 5 de la madrugada los profesionales avisaron a la policía de su muerte en el quirófano.

Nada cierra

A poco de descubrirse el doble ataque llegaron al lugar los peritos de la Policía Científica y el fiscal de Pilar en turno. No se halló ninguna vaina servida y eso sugiere que los mataron con un revólver. En tanto, ocasionales testigos hablan de dos a tres disparos. Para colmo hubo tres hechos desconcertantes. El primero es que, según fuentes policiales, a López se le encontró entre sus prendas una bolsita con anillos de plata y bijouterie enchapada en oro. Luego se constató que estaba descalzo, y eso generó la posibilidad de un asalto, una posible resistencia y la fatal descarga.

Finalmente Sirake aportó el tercer gran interrogante. De acuerdo al mismo vocero policial, tenía su camiseta de enrollada y escondida dentro del pantalón, a la altura del abdomen. Tanto el personal del destacamento de barrio Monterrey como el de la Delegación de Investigaciones de Pilar (DDI) trabajan intensamente para develar el doble homicidio habida cuenta que el tiempo juega a favor del o los asesinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog