LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

jueves, 15 de enero de 2009

Marchas de protesta de vecinos indignados. Hubo movilizaciones en San Justo, Hurlingham, Ramos Mejía, Ituzaingó y Morón. Recolección de firmas.

Los vecinos del Gran Buenos Aires se pusieron en guardia a medida que recibieron las boletas con lo que tienen que pagar. Dicen que el aumento en las tarifas eléctricas no pasará. Que es imposible hacer frente a semejante despropósito. Se foguearon resistiendo el aumento en las tasas de los municipios. Y ya empezaron a reunirse en cada barrio y a juntar firmas para oponerse. En las últimas jornadas hubo movilizaciones de protesta en localidades como San Justo, Hurlingham, Gregorio de Laferrere, Ramos Mejía, Malvinas Argentinas, Ituzaingó y Morón. La decisión del Gobierno de permitir un aumento en las tarifas eléctricas que trepan hasta un mil por ciento provocó primero el desconcierto y después directamente la bronca de miles de usuarios que descargan su impotencia en los teléfonos de las radios y en los blogs de los diarios y que ya empezaron, tibiamente, a golpear la casa de sus vecinos e invitarlos a protestar frente a las puertas de los locales de las concesionarias del servicio eléctrico o directamente en las municipalidades. Francisco Rodríguez, de Moreno, dijo que hasta ahora pagaba unos 210 pesos y que la factura de este bimestre alcanzó la friolera de 1.596 pesos. “Soy del barrio Los Nogales, a 12 cuadras de la estación. Es un barrio normal, de gente laburante. Este aumento es un abuso total, yo no entiendo hasta qué punto quiere llegar el Gobierno, quieren ponernos la soga al cuello. Aumenta el peaje de la autopista, tengo que romper al auto porque no puedo pagar y voy al laburo por un camino que está hecho pedazos, aumenta el gas, también el transporte. Nos están poniendo el pie en la cabeza”. Los testimonios en ese tono se repiten por cientos. En Ituzaingó el viernes pasado medio centenar de vecinos se instalaron durante dos horas en la puerta de Edenor para reclamar “basta de abusos”. Allí decidieron juntar firmas y reclamar directamente al ministro de Planificación de la Nación, Julio De Vido. Ahora, además de ayudar a los habitantes de otros distritos y orientarlos en el reclamo, están preparando una conferencia de prensa a nivel nacional para la semana que viene en la Capital Federal. Movidas similares, por lo menos, en las localidades de San Justo, Liniers, Hurlingham, Gregorio de Laferrere, Ramos Mejía, Malvinas Argentinas, Ituzaingó, Morón, Castelar, Villa Adelina, Don Torcuato, General Pacheco, Rafael Castillo, Lanús, El Palomar, San Martín y en algunos barrios porteños, como Barracas, donde los usuarios ya establecieron algún tipo de organización y están recolectando firmas “contra el tarifazo”. Uno de los principales apoyos a la movida proviene de DEUCO (Defensa de Usuarios y Consumidores), que orienta Pedro Bussetti. Para Bussetti, el aumento “es ilegal, porque no contempla el marco normativo vigente que establece que toda vez que haya una variación en las tarifas tiene que haber una audiencia pública. Ni siquiera respeta la renegociación de los contratos con las empresas concesionarias, establecía un 15% de aumento y posteriormente se iba a revisar”. Susana Andrada, titular del Centro de Educación al Consumidor (CEC) dijo que la medida tiene dos irregularidades: se aplicó en forma retroactiva; se dijo que el aumento sería entre el 10 y el 30% y no entre el 10 y el 300%. “La información debe ser clara precisa, adecuada, veraz y completa”, algo que evidentemente no se cumple en este caso. También afiló las uñas el defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, para quien “la norma que han dictado no es razonable. Un individuo que no haya previsto un aumento de estas características se queda sin servicio y con un prejuicio mayor para conectarse. Es contraria a derecho y por lo tanto ilegal. El único camino es interrumpir su aplicación y rearmarla para hacerla razonable porque si no es inaplicable”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog