LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

lunes, 13 de mayo de 2013

La Escuela N°11 “Bernardino Rivadavia” de la isla, ya tiene su techo reparado y los chicos pueden ir a clases con normalidad


Hoy, los más de 100 alumnos que concurren al establecimiento pueden participar con normalidad de las clases dado que el Consejo Escolar local, con la ayuda y el compromiso del Intendente Luis Andreotti, reparó por completo los destrozos. “Lo prometido para nosotros no es deuda, es un compromiso. La gestión es en función de las necesidades y esta escuela las tenía. La comunidad educativa, los chicos y los docentes estaban esperando que la escuela abriera”, celebró Corina Ramírez, Presidenta del consejo.

El devastador temporal suscitado en el sector insular el pasado 10 de diciembre, que llevó a que la Comuna decretase estado de emergencia en la Segunda y Tercera Sección de Islas, afortunadamente no provocó víctimas ni heridos graves, aunque dañó fuertemente la infraestructura de algunos edificios públicos. Entre los más sobresalientes se encontraba la Escuela N°11 “Bernardino Rivadavia”, Río Paraná Miní y Chana, la cual había sufrido la voladura de su techo, entre varios daños, imposibilitando de esta manera el inicio de clases. “Estamos en la escuela ante lo que parecía imposible. En el viaje recordábamos las imágenes del horrible momento. En ese entonces, pensábamos cómo íbamos a reconstruir algo que había destruido la naturaleza y de tal forma”, recuerda Corina Ramírez, quien luego, complacida, describió, “hoy estamos parados frente a otra imagen, otro paisaje. La escuela está reparada”.
“Parece que nunca pasó nada, pero en nuestra memoria quedan los recuerdos de lo sufrido en la escuela. Hemos reparado en su totalidad el techo, quitamos todo lo viejo y lo que estaba arruinado, y lo cambiamos por nuevos elementos. Las chapas son nuevas como el cielo-raso y el machimbre. En este momento estamos trabajando en reparaciones de electricidad. Todo ha sido reconstruido y las aulas cuentan con las condiciones necesarias”, detalló Ramírez, presente en el lugar, quien acto seguido destacó la labor del Municipio, “debo recalcarlo, administrando bien vamos a hacer mucho más. El Municipio no se ha desentendido nunca de esta situación. El Intendente Luis Andreotti ha hecho todo lo que tenía que hacer: enfrentar con nosotros la responsabilidad por los vecinos, más allá de que la Provincia de Buenos Aires nunca haya dado respuesta”.
A su vez, la Presidenta del consejo le dedicó un párrafo aparte al papel del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires frente a la dramática situación. “Debo aclarar que la empresa que se hizo cargo en aquel momento de la licitación y la reparación, ha culminado la obra. Pero lo cierto es que hasta el momento no ha cobrado y la Provincia no ha girado los fondos correspondiente por el arreglo. Por lo tanto, frente a esta situación, cuando hubo un segundo tornado que terminó de romper el techo de la escuela, nos enfrentamos con una posición aún más agravante ya que sin fondos, sin subsidios y sin pagos, no íbamos a tener empresas que quieran trabajar”, desarrolló Ramírez. “Salimos a enfrentar la segunda situación emergente con dinero destinado del fondo compensador del Consejo Escolar unidos a los fondos municipales que, siempre con el mismo compromiso, el Intendente Luis Andreotti nos ha girado para poder reparar las escuelas”, festejó. Cabe destacar, que las escuelas son de ámbito provincial tal como sus responsabilidades.
Gladis Saptie, la Directora de la Escuela, celebró los trabajos realizados que permitieron la vuelta a clases de sus alumnos: “Estamos muy contentos con el trabajo realizado ya que los chicos puedan estar en la escuela y nosotras brindando este servicio. En la isla, la escuela cumple un rol muy importante, es el lugar donde los chicos se sociabilizan, más allá de lo temático”, mencionó. “Las clases comenzaron normalmente el 3 de abril, después de este devastador tornado. El primer día estuvieron todos los chicos presentes”, sostuvo.
“La situación era devastadora. Teníamos chapas, ramas, troncos, ladrillos y maderas dispersas por todos lados. Es una imagen que no me gusta recordar”, describió la directora. “Esta es una comunidad que está presente. Los padres vienen y colaboran. Estamos felices con los chicos adentro, en su escuela”, concluyó.
Por último, Corina Ramírez desarrolló: “El 10 de diciembre del año pasado, cuando fue el temporal, nosotros le informamos a la comunidad de esta escuela y de toda la isla que íbamos a asumir el compromiso de arreglar esta escuela. Le hemos dedicado total atención y la hemos arreglado conforme a la promesa. Lo prometido para nosotros no es deuda, es un compromiso. Nosotros consideramos que la gestión es en función de las necesidades y esta escuela las tenía. La comunidad educativa, los chicos y los docentes estaban esperando que la escuela se abriera. El Consejo Escolar se comprometió, el Municipio acompañó la gestión, y la escuela está funcionando normalmente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog