LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

miércoles, 25 de marzo de 2015

El ex astillero Astarsa de Tigre se convirtió en "lugar histórico nacional"

En un hecho histórico, a 39 años de la última dictadura cívico militar, familiares y militantes ingresaron por primera vez al predio de donde desaparecieron decenas de obreros y en el que actualmente se desarrolla un emprendimiento inmobiliario.

Como los pañuelos blancos de las Madres de Plaza de Mayo, los cascos amarillos se convirtieron en un símbolo del Día de la Memoria en Zona Norte. Sobre ellos se escribió, con marcador negro, el nombre de cada uno de los obreros navales desaparecidos y asesinados durante la última dictadura cívico militar. El sábado por la tarde, ex trabajadores, familiares y militantes de distintas organizaciones sociales participaron de un suceso histórico: el ingreso al predio de los ex astilleros Astarsa, donde hoy se proyecta el emprendimiento inmobiliario Venice. La caminata avanzó hacia la plataforma de hormigón conocida como La Anguilera, espacio de reunión y lucha para los obreros.
El acto, organizado por la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Zona Norte, fue posible a partir de la reciente declaración del sitio como “lugar histórico nacional”. Las firmas LGLT y Metra 21, propietarias de las hectáreas de Tigre sobre las que se desarrolla Venice, autorizaron el ingreso de la caravana de la memoria, que partió del cruce de Solís y las vías, frente a la entrada del predio. El punto de llegada fue la rampa donde se armaban y descendían los barcos, un ícono de la lucha por mejores condiciones laborales que encararon los trabajadores navales de Astarsa a principios de los setenta y por la que fueron brutalmente reprimidos.
La bandera con los rostros de los desaparecidos de Zona Norte acompañó todo el recorrido, que culminó con las canciones de la banda local Namuncurá Primitos del Morales, una de cuyas letras dice: “La milica agitación en puertas del astillero iba llenando el camión de zurdos y montoneros. Quedó vacío el galpón, el silencio traicionero, y la lista que hizo el patrón, con sangre de los obreros”.
El lunes por la noche, calles y paredes de Tigre y San Fernando se cubrieron de siluetas de hombres y mujeres, en el ya clásico “siluetazo” colectivo que se realiza ante cada 24 de marzo. En tanto, la Casa de la Memoria y la Resistencia Jorge “Nono” Lizaso recaló con fuerza en Plaza de Mayo para difundir y homenajear a los miembros de la célebre familia de militantes en Zona Norte. La vivienda, en el partido de Vicente López, acaba de ser declarada por decreto presidencial como lugar histórico nacional. En tanto, en el Concejo Deliberante de este distrito hubo el viernes una sesión especial por el Día de la Memoria, donde entre otras cosas se reclamó la colocación de una placa por los desaparecidos locales, aprobada hace tres años.
Por su parte, los miembros de la Asociación de Ex Trabajadores Detenidos-Desaparecidos de Ford presentaron un petitorio por la expropiación del quincho de la planta automotriz de Pacheco, que funcionó como centro clandestino de detención. El pedido será elevado en la Cámara de Diputados bonaerense, donde se buscará su tratamiento sobre tablas. Sobrevivientes y familiares de las víctimas de Ford todavía aguardan el inicio del juicio a ex directivos procesados como partícipes necesarios del secuestro de 24 obreros en 1976. El caso es emblemático sobre el rol de los responsables civiles de la última dictadura, principal terreno sobre el que falta avanzar en materia de memoria, verdad y justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog