LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

sábado, 13 de septiembre de 2014

Los narcos detenidos en Tigre y en Bariloche enviaban a Europa una encomienda por semana

La banda narcocriminal integrada por nueve personas detenidas en los últimos días en la ciudad de Bariloche y en un barrio privado de Tigre, donde vivía el sindicado cabecilla de nacionalidad colombiana, enviaba la encomienda con cocaína impregnada en prendas de vestir.

Se trata de una organización desbaratada en los últimos días al cabo de 15 allanamientos realizados por la PSA, 9 de ellos en la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche y los 6 restantes en Capital Federal y en el conurbano bonaerense, entre ellos en el barrio privado San Agustín, de Tigre.
La banda, según los voceros, se dedicaba a traficar cocaína a Europa impregnada en prendas de vestir, para lo cual contaba contaba con un especialista, también de origen colombiano, que sabía pasar droga a estado líquido para impregnarla en la ropa.
De acuerdo a la pesquisa, la organización -que estaba en una etapa de "afianzamiento" en Argentina- realizaba al menos un envío semanal de medio kilo de cocaína a Europa.
En los operativos fueron secuestrados 3,653 kilos de cocaína, plantas y plantines de marihuana, 1,416 kilos de marihuana, 7 vehículos, 2 armas de fuego, 38 teléfonos celulares y 9 computadoras portátiles.
Además fueron incautadas 7 balanzas, 2 equipos de envasado al vacío y termoselladora -todos elementos utilizados para el procesamiento de la droga-, 104.288 pesos y 1.965 dólares.
Uno de los procedimientos se llevó a cabo en el barrio privado San Agustín, ubicado en el partido de Tigre, donde los policías detuvieron al sindicado líder de la organización, de nombre Diego, alias "el Mono", de 38 años, y a su pareja, una modelo también colombiana llamada Ana María, de 27.
Según dijeron los voceros, y pese a que la banda estaba aún en un período de "instalación y afianzamiento" de su estructura, "el Mono" vivía en una "lujosa" vivienda y conducía dos vehículos de alta gama, un Minicooper y un Mercedes Benz C200, valuados en unos 350.000 pesos cada uno.
La pesquisa se inició hace 10 meses, a partir de que el personal de la delegación de PSA en San Carlos de Bariloche detectara el robo de pertenencias de pasajeros y venta de droga por parte de un un empleado del aeropuerto de esa ciudad.
Se trataba de un ciudadano chileno de nombre Jonathan, alias "Jonás", a quien le comprobaron vínculos con un hombre de nacionalidad colombiana llamado Raúl y apodado "Pony Blanco".
Tras diversas tareas de inteligencia como seguimientos, vigilancias encubiertas y escuchas telefónicas, los pesquisas averiguaron que "Pony Blanco" era la mano derecha de "el Mono" y tenía la misión de montar la estructura de comercialización de droga de la banda en Bariloche.
De acuerdo con lo informado, en un comienzo "Pony Blanco" viajaba con la cocaína en micro, la dejaba a sus subordinados y luego regresaba en avión a Buenos Aires, pero desde hacía algunos meses se había afincado en la ciudad rionegrina para dirigir en persona la venta al menudeo en la región.
Además de la cocaína, "Pony" había comprado una vivienda en las afueras de la ciudad, en proximidades del cerro Campanario, donde había iniciado un cultivo en invernadero de marihuana de calidad, con la intención de nutrir al mercado local y en Chile.
A través de las mismas escuchas, los investigadores descubrieron que "el Mono" había convocado desde su país de origen a otro ciudadano colombiano, llamado Rubén alias "Pedro", que se especializaba en procesar la cocaína de su estado en polvo a un estado líquido para luego disimularla impregnada en prendas.
"Pedro", quien cumplió una condena de ocho años de prisión en Ecuador como miembro de una banda que traficaba cocaína y dinamita, tenía a dos personas a su cargo, un colombiano y un dominicano.
Con los conocimientos de "Pedro", "el Mono" ya realizaba el envío de cocaína a Europa impregnada en prendas de vestir a través de "mulas" o correos.
Las autoridades interceptaron tres de esos envíos, aunque a partir de las tareas de inteligencia comprobaron que la banda ya enviaba un correo de al menos medio kilo de cocaína por semana.
Los detenidos y los elementos incautados quedaron a disposición del Juzgado Federal de San Carlos de Bariloche, a cargo de Leónidas Moldes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog