LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Luis Andreotti compartió con vecinos la fiesta patronal de Nuestra Señora de La Guardia

El Jefe Comunal asistió al festejo de la Parroquia de Victoria en representación del Municipio y como un vecino más. El templo ya tiene un siglo de vida y la comunidad católica sanfernandina se regocijó en la fecha que recuerda especialmente a la advocación de la Virgen que tanto admiraba el santo Don Orione.

La Parroquia Nuestra Señora de La Guardia, primera obra de San Luis Orione en Argentina, celebró su fiesta patronal junto a una multitud del barrio de Victoria. El Intendente Luis Andreotti y la Secretaria de Educación, Cultura y Contención Social, Alicia Aparicio, participaron de la misa junto a los vecinos que se congregaron en esta ya centenaria comunidad.
“Compartimos hoy con los vecinos de Victoria, donde yo nací y vivo. La iglesia cumplió 100 años y la gente lo vive como una fiesta. Le estamos haciendo además un homenaje a Don Orione, cuya obra en el país es importantísima. Es un orgullo que él haya estado en el barrio”, dijo el Intendente sobre el fundador de la Pequeña Obra de la Divina Providencia. “Mi papá fue fotógrafo profesional y le sacó muchas fotos, eso para mí es un honor”, recordó luego.
A fines de 1921, Luigi Orione llegó a Buenos Aires con la misión de expandir una red de cotolengos y  hogares que día a día se fortalecía en Italia y Brasil. Monseñor Francisco Alberti, Obispo de La Plata, le ofreció en San Fernando el predio de Constitución 3050. El templo había sido construido en 1913 y durante casi una década no pudo constituirse como Centro Misional por falta de religiosos que se hicieran cargo.
Don Orione aceptó el lugar con mucha emoción, ya que dentro se encontraba una gran imagen de María de La Guardia, patrona de Liguria, que él veneraba durante su seminario en Tortona. El 12 de febrero de 1922 ofició su primera misa en Argentina, e inició un conjunto de obras que le valió en 2004 la canonización por parte del Papa Juan Pablo II. Su trabajo a favor de la inclusión y atención caritativa de pobres y discapacitados es uno de los más importantes de la historia.
El Padre Enrique Mereta, encabezó la ceremonia de la 99° fiesta patronal. En ella manifestó: “Estar con los que uno quiere y sirve es un motivo de alegría. Uno se siente como dentro de una familia, sobre todo en un tiempo en que más que nunca hacen falta los valores del compartir y la amistad. Es una alegría inmensa. Sólo “mamá” la Virgen María, como animadora de la fiesta, puede reunir a tantos jóvenes”.
El sacerdote fue asistido durante la misa por Cristina Arruga, Ministra de la Eucaristía, que emocionada dijo: “Esta es la parroquia del pueblo y la fiesta de la virgen de La Guardia es muy importante para nosotros. La organizaron los jóvenes, la parte de prensa y comunicación, el Oratorio, los Scouts, la Pastoral Familiar, el grupo de Liturgia, las misioneras, los catequistas y todas las áreas, porque todos colaboramos”. También agradeció la presencia de Luis Andreotti: “El Intendente es vecino, nació en victoria, es una alegría tenerlo por acá”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog