LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

sábado, 15 de septiembre de 2012

La ex pareja de la joven que apareció decapitada confesó el crimen

Dijo que la mató en la localidad bonaerense de Benavídez. En el traslado y entierro en Entre Ríos lo habría ayudado su hijo, que también está detenido.

Confesó que la mató y decapitó en Benavídez. El comerciante Alejandro Reynoso, ex pareja de la joven Solange Victoria Aguirre, desaparecida desde el miércoles de la semana pasada, confesó esta mañana que la asesinó en territorio bonaerense y la trasladó luego a Entre Ríos para enterrar el cuerpo. En esta última parte, traslado y entierro, habría contado con la complicidad y ayuda de su hijo Sergio, de 19 años.
La aceptación de culpabilidad quita toda duda acerca de la identidad del cuerpo hallado el sábado junto al puente General Urquiza, en el Complejo Zárate-Brazo Largo. Se espera que el martes, el juez de Instrucción Nº 3 de Gualeguaychú Arturo Dumón remita el expediente completo al tribunal correspondiente.
La denuncia de la desaparición de Solange se radicó el jueves 7 y quedó en manos de la Fiscalía Especializada en Investigaciones de Trata de Personas y Delitos Conexos de San Isidro, a cargo del fiscal Marcelo Fuenzalida. La indagatoria y confesión de Reynoso se produjeron hoy en Benavídez ante el fiscal Sebastián Fitipaldi.
El cuerpo decapitado y sin falanges presentaba 3 puñaladas, uno de los cuales había perforado el pulmón y causado la muerte. La autopsia reveló además que sufrió al menos 30 golpes en vida, que no tenía comida en el estómago y que falleció al anochecer del viernes pasado, lo cual, teniendo en cuenta que desapareció el miércoles, conduce a que permaneció secuestrada por Reynoso durante al menos 48 horas, sin comer, golpeada y –presuntamente- vejada. El agresor intentó además que no se la reconociera, por lo que produjo cortes sobre un tatuaje que la joven tenía en uno de sus hombros con las iniciales de sus hijos y que, de todas maneras, sirvió para la identificación del cuerpo.
El juez Dumón ordenó tomar muestras tanto de la madre como del cadáver a fin de practicar un análisis de ADN que, sin embargo, podría tardar 6 meses en estar listo.
“La decapitación y corte de las falanges fue post mortem”, confirmó Dumón a Clarín. “Practicado el dosaje sanguíneo se comprobó que el cuerpo no tenía alcohol. Se tomaron también tres muestras vaginales y dos rectales, lo cual es de rigor en estos casos, para búsqueda de espermatozoides y de tóxicos”. Concretamente, la Justicia quiere dilucidar si fue o no violada y si pudieron obligarla a ingerir drogas durante su encierro.
Alejandro Reynoso es un comerciante de Boulogne (partido de San Isidro), ex pareja de la joven y padre de su hija menor, Lara. Es propietario de dos pollerías en Benavídez, en una de las cuales trabajó Solange tiempo atrás. Aunque en rigor nunca convivieron como pareja, sí tuvieron a la pequeña Lara y mantenían un pleito por la manutención de la nena.
En la casa del sospechoso se encontraron elementos probatorios; entre ellos, el chip del celular de la joven. Se supo, además, que Reynoso solía ir a Entre Ríos a pescar muy cerca del lugar donde apareció el cuerpo.

Archivo del blog