LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

jueves, 1 de noviembre de 2012

Actor reconoce las virtudes de Tigre


Juan Ignacio Machado: “Quedarme en Tigre fue un romance”
No es Carusso Lombardi, es el reconocido actor, tigrense que por decisión propia, hace un repaso por su vida y además cuenta cómo la ciudad lo cambió y lo ayudó a salir adelante, luego de una serie de malos momentos por los que atravesó.

Arrancó estudiando actuación con Julio Chávez cuando era adolescente, pero asegura que el gran maestro de su vida fue su padre, del cual heredó las herramientas necesarias para volcarse de lleno a la ficción.

Salpicado por una familia llena de actores, Juan Ignacio Machado es tigrense por adopción. Llegó a la ciudad por “esas cosas del destino” luego de un mal estado de salud y de una separación. Pero allí, en la isla, al lado del río, volvió a conocer el amor después del amor.

“Llegué a Tigre hace quince años y me hospedé en un hotel en la isla. Ahí conocí a mi mujer actual, Soledad. En aquel entonces ella era muy chiquita, y quería que me fuera porque estaba enamorándose de mí y decía que era de otro mundo. Le preocupaba que yo fuera actor y ella una chica de la isla”, afirma  Machado a sus 43 años.

Indudablemente Tigre y su mujer, 10 años menor, le cambiaron la vida.  Aún así las cosas no le resultaron nada fáciles. Soledad le pidió que se fuera y el accedió, pero antes le pidió ir al festejo por el Día del Isleño. “Era la única oportunidad que tenía para ver si me quedaba para siempre”.

Afortunadamente, aquella noche al actor del “Dulce Amor” se le dio. “Quería besarla, no me aguantaba más. Asique una vez que se concretó nuestro primer beso, me saqué el reloj, lo paré y se lo regalé. Ahí arrancó nuestra historia”, recuerda emocionado.

Padre de Olaf y Carolina, nombres que tiene tatuados en sus muñecas, Machado la tuvo que remar para ser aceptado por la familia de Soledad. “No tenía un mango, asique laburaba de coyote y lo que ganaba me alcanzaba para los puchos y para aportar en la casa. Quedarme en Tigre fue un romance”.

Artista todo terreno, Juan Ignacio suele intercalar su trabajo actoral con producciones como director y productor de teatro y cine. Además fue tallerista en el Museo Sarmiento del Delta, dónde brindó clases de teatro a los chicos de la zona. “Lo hacía de corazón porque me gustaba; y verlos participar en ‘Todos tenemos un plan’, la última peli que filmó Viggo Mortensen en el Delta, me hizo sentir realmente orgulloso por lo que habíamos logrado”.

 “Mostaza”, apodo que se ganó en Botineras, dónde interpretaba a un líder barra brava, participó en numerosas películas y telenovelas como “Un año para recordar”, “Ricos y Famosos”, “Alta Comedia” entre otras. Hace poco terminó su papel en “Dulce Amor” y además participó en “La Dueña”, unitario protagonizado por Mirtha Legrand.

En el Delta filmó tres películas. Entre ellas, “El Descanso”, con la cual ganó siete premios mundiales. Además, grabó “Umbrales”, el unitario de Lucas Blanco; y tuvo la oportunidad de viajar a Colombia para formar parte de la mega producción de MovieCity “Lynch” junto a Natalia Oreiro y el cubano Jorge Perugorría.

Para Machado, Tigre fue la píldora que lo ayudó a salir adelante, superar tristezas y continuar con su vida.  “Es increíble lo que me pasó acá. Yo siento que nací en Tigre. Es mi lugar en el mundo, el lugar que adopté. Acá aprendí a decir  ‘me equivoqué’, ‘perdoname’ y está bueno porque dignifica”.

Respecto a su futuro, el actor confiesa: “Me imagino tranquilamente la vida sin la tele, porque es algo que no tiene fecha de vencimiento, sino que tiene que ver con la energía de uno; y si estás mal, nunca te va a sonar el teléfono”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog