LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

sábado, 30 de mayo de 2009

MARIANO PASINI SUEÑA CON JUGAR LA COPA CON TIGRE

El día tan esperado llegó: el legendario “matador” Mariano Pasini volvió a calzarse los botines y la camiseta de su amado Tigre. La vuelta se hizo esperar cerca de 450 días, pero valió la pena. Con soltura supo sedenvolverse y como si el tiempo no hubiese pasado logró correr toda la cancha durante los minutos que le tocó jugar.

- ¿Estoy muy errado si digo que el partido contra Colón fue el más importante de tu vida? “Estoy muy feliz porque fue un regreso esperado por mucho tiempo. Gracias a Dios valió la pena porque ganamos y eso es lo más importante”. - Durante tu recuperación hablamos muchas veces y estabas mal de ánimo. ¿Qué sentiste cuando te viste en la lista de los concentrados para el partido? “Yo estaba muy ansioso por volver porque pasaron quince meses desde que me lesioné. Igualmente una cosa es contarlo y otra es vivirlo. Sufrí mucho y también mi familia; vivía en el kinesiólogo y estaba harto. Y cuando vimos la lista de los concentrados del jueves los chicos me cargaban preguntándome qué estaba haciendo ahí”. Y a pesar de que durante el tiempo que le tocó estar sin jugar a veces el ánimo le jugó una mala pasada, supo apoyarse en sus afectos y en la familia de Tigre, que aún hoy lo ayuda a volver.
- ¿Cómo fue esta semana? “Distinta. Fue muy lindo no tener que ir al kinesiólogo, poder estar con mis hijos, disfrutar de mi familia. Empecé a valorar y a disfrutar todas esas cosas y eso me hace muy feliz”. - Hablando específicamente del partido: dio la sensación de que el tiempo no pasó, a pesar de la lesión se te vio bien. ¿Cómo te sentiste? “Sentí lo mismo, como si nunca hubiese estado parado. Más allá de que haya jugado bien o mal, yo me sentí bien, rápido, con ritmo. Pero también ayuda mucho el resultado y que el equipo esté bien como ahora. Porque Tigre es una familia, y como en toda familia, a veces existen diferencias, pero no entre nosotros, sino a partir de los resultados. Es como cuando en el matrimonio no alcanza la plata. Cuando se está en la senda ganadora es todo mucho más fácil. De hecho en el entretiempo, Cagna nos dijo “jugando así me le animo al Barcelona”. Durante el partido pareció verse destellos del Tigre que atacaba, que se “devoraba” al rival y cual topadora iba para adelante arrasando con lo que se cruzaba en su camino. Y quizás por eso Mariano pudo acoplarse al juego: porque el quipo volvió a mostrar el espíritu con el que ascendió a Primera A y al que él está habituado. - Tigre contra Colón definió el partido como estamos acostumbrados, sin sobresaltos, y eso es importante. “En un momento del segundo tiempo nos metimos atrás pero muy inconscientemente, aunque también por miedo, porque veníamos de perder y eso te quita seguridad. Por eso creo que lo de hoy fue importantísimo, más allá de los tres puntos, por la confianza que tomamos. Ahora se vienen partidos importantes, pero es como nos dice Diego: si nosotros estamos bien, a él no le importa nada. Y faltando cuatro partidos es muy bueno que estemos jugando como lo hicimos contra Colón”. - ¿Sos consciente que verte bien le dio alegría a mucha gente? “Sienten eso porque saben lo que sufrí, lo que pasé no se lo deseo a nadie. Ahora lo único que quiero es seguir para adelante y entrar en la copa, que es mi sueño”. Y la recuperación de Pasini siguió, como así también lo hizo el juego de Tigre, aunque en el partido contra los mendocinos la suerte pareció estar del lado de los de Victoria. Godoy Cruz atacó a diestra y siniestra pero parecía que alguien corría el arco para que todas las pelotas erraran su destino final: el fondo de la red. Y esta vez pareció que Dios se acordó del matador y en dos toques de gracia hizo que el partido se definiera a favor de Tigre. - ¿Cómo viste al equipo frente en Mendoza? “No supimos o no pudimos agarrar la pelota. Siendo sincero, no fue un buen partido porque no pudimos hacer ni dos pases seguidos, no defendimos bien y por eso Godoy Cruz nos creó tantas situaciones de gol. Tampoco atacamos bien y no generamos nada. En fin, fue uno de los peores partidos que tuvimos en el campeonato. Lo importante ahora es ganar porque hubo partidos como contra Argentinos en los que jugamos bien y no ganamos. Estos cuatro partidos que quedan hay que jugarlos como una final”. Las paradas que le quedan a Tigre de ahora en más no son juego de niños: en primera instancia deberá medirse el Monumental de Victoria contra un entusiasmado Estudiantes; después de un descanso de 15 días porque juega la Selección, el quipo de Cagna viajará a Nuñez para enfrentar al alicaído River que debe sumar por mantener el honor. El siguiente rival va a encontrarlo en el Victoria cuando lo visite Rosario Central que está en plena lucha por mantenerse en la categoría. Contra similar rival en cuanto a ambiciones se va a medir Tigre, cuando en la última fecha enfrente a Banfield que debe ganar o ganar. - Falta poco para entrar a la Copa, ¿pero tienen en cuenta que los cuatro rivales que les quedan son duros y juegan por algo? “Ningún partido se gana antes de empezar. Sería una locura pensar que el partido contra Estudiantes va a ser fácil, porque saben que se juegan las últimas chances para alcanzarnos en la clasificación para la Sudamericana. Sabemos que va a ser un partido complicado, pero no hay que pensar en negativo. Si perdemos somos concientes de que nos igualan en puntos, pero tenemos claro que si ganamos nos alejamos. Lo que está haciendo este club en todos los niveles es impresionante”. - ¿Este sueño les provoca ansiedad? “Ansiedad no. Nosotros hablamos del tema porque es la meta que tenemos hoy, ya que por suerte no estamos peleando el descenso y quedamos muy lejos en la lucha por el campeonato. La idea era salir del fondo de la tabla, y ahora que lo logramos pensamos en sumar puntos para avanzar hacia la clasificación. Por eso creo que no es ansiedad, que es algo normal que le pasa a cualquier equipo que esté peleando por algo así. Además, esto es algo nuevo para casi todos, salvo para el Vasco”. - En la jugada del segundo gol, se te vio esperar para darle el pase al Chino. “En verdad se la quería dar a Leandro (Lázzaro), pero vi que tenía dos defensores encima. Y el Chino me marca el pase con la mirada porque es muy inteligente, entonces preferí tirársela por encima del último hombre de ellos. Y esos segundos que esperé no fueron para hacer tiempo sino para que él no quedara en off side y pudiera estar sólo frente al arquero. Fue todo mérito del Chino”.
- ¿Cómo pesan los partidos anteriores a la hora de tratar de definir un resultado en los últimos minutos? “En el interior siempre nos pasaba algo, entonces el segundo gol fue más que nada un desahogo por todo eso. Porque más allá de que ahora sea todo alegría, durante el partido nosotros pensamos en todo eso. Ganamos sin jugar bien, y hay que felicitar al rival porque es un gran equipo y juega bien al fútbol”.
- ¿Estás de acuerdo con que este campeonato es el de los equipos “chicos” que son los que van sin tantas urgencias económicas? “La tabla de posiciones lo dice todo. Se ve que entre los primeros o cinco equipos no hay ningún grande. Hoy en el fútbol se da una marcada paridad, ya no se gana más con la camiseta, o el equipo que tiene más dinero. Tigre demostró ganas y entusiasmo desde que ascendió y creo que hay muchos equipos que lo están copiando. Godoy Cruz tiene muchos jugadores del ascenso y juega muy bien, lo que demuestra que se puede hacer un buen fútbol”. - ¿Esto quiere decir que el fútbol se empareja para abajo? “No. Que un equipo chico pelee el campeonato no significa eso. Simplemente se emparejó, y eso se ve más allá del campeonato local, por ejemplo en lo que le pasó a Boca en la Libertadores. Ahora son partidos muy tácticos, trabados y quizás no se produce un juego muy vistoso”.
- ¿Estás de acuerdo con que el equipo que gana es el mejor? “Seguro, pero igualmente tiene que jugar bien. Porque Lanús gana porque juega bien, Vélez quizás tuvo una caída pero se levantó porque tiene un buen juego. Hay otros equipos como Godoy Cruz que también juegan bien pero que no pelean el campeonato porque no tuvieron suerte. Si un equipo juega bien, a la larga va a pelear”.
- Teniendo en cuenta estos dos últimos campeonatos ¿pensás que Lanús y Tigre fueron los equipos más regulares? “Hoy miraba la tabla general y lo que pasa es increíble: tenemos más puntos que Boca, Independiente, Estudiantes y Racing; San Lorenzo nos lleva nada más que un punto y estamos ubicados junto con Vélez. Después tenemos al resto a una distancia de al menos cinco puntos y entre ellos hay equipos muy poderosos. Nosotros no nos sentimos menos que nadie, cuando entramos a la cancha somos once contra once y cualquiera puede ganar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog