LINK PARA ESCUCHAR LA RADIO POR INTERNET:

sábado, 3 de mayo de 2008

Agua potable, en cuestión

La Justicia dictaminó que la fábrica Diacrom, en Munro desde 1956, contaminó con ácido crómico la estación que abastece a Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre y San Martín, pero AySA garantiza la potabilidad de la red.

En un fallo del Tribunal de Trabajo N° 1 de San Isidro, integrado por los jueces Juan Carlos Reyes, Gonzalo Nieto Freire y Julián Rampo Lescano Cameriere, se lee: "Ha quedado palmariamente demostrado que Diacrom SAIC ha contaminado durante décadas el aire, el suelo y la napa freática adyacente a la fábrica con cromo hexavalente y plomo, sin que hasta ahora [10 de marzo último] haya realizado resanación alguna. También, que son los barros que contienen esas sustancias los que, al filtrarse por los poros, vanos o resquicios del acueducto que abastece a la Estación Elevadora Villa Adelina, contaminan el agua potable de Vicente López, San Martín, San Isidro, San Fernando y Tigre". El 7 de abril último, la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), uno de cuyos directores es el intendente de Vicente López, Enrique García, emitió un comunicado con el siguiente contenido: "AySA garantiza la potabilidad del agua que distribuye. En respuesta a las inquietudes de los vecinos de zona norte, la empresa afirma que el agua de red que distribuye en todo el ámbito de su concesión cumple con los parámetros de calidad establecidos en el marco regulatorio aplicable y está en línea con los criterios fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)". La Provincia ha apelado el fallo ante la Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo de San Martín. Según el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible bonaerense (PDS), también hay un expediente sobre el caso en la Fiscalía de Estado bonaerense, a cargo del doctor Ricardo Szelagowski, cuyos dictámenes no serán vinculantes. Mientras tanto, los vecinos de la fábrica Diacrom S.A.I.C., en la localidad de Munro desde 1956 (José Hernández 5242, entre las calles Carlos Calvo y Natalio Querido), aseguran que tienen más miedos que certezas, habida cuenta de que en la última década se han registrado 19 enfermos de cáncer en cuatro cuadras a la redonda, de los cuales ya han fallecido 16. "La empresa sigue abierta, aunque, según el fallo, no posea el certificado de aptitud ambiental obligatorio para una fábrica de su clase", aclara María Luz Ledesma, una de las impulsoras del amparo ambiental, a través de la Fundación Ecosur ( www.fundacionecosur.org.ar ). Ella está enferma de cáncer de mama y vive en el barrio desde 1983. "En 1999 empezamos a notar que éramos muchos los enfermos en cuatro cuadras a la redonda –agrega Ledesma–. Según el Ministerio de Salud Pública, hasta cuatro enfermos de cáncer por manzana es normal. En los hombres predomina el cáncer de próstata, hígado o pulmón, y en las mujeres, el de mama. Hay casos de madre e hija, e incluso de una chica de 24 años que falleció a los cuatro meses del nacimiento de su bebe. Pero ni AySA, ni la Municipalidad de Vicente López, ni la Secretaría de Política Ambiental bonaerense se han comunicado con nosotros." Según el expediente, el 9 de junio de 2003 falleció Marcelino Lohaiza, empleado de la fábrica. Tenía cáncer de hígado y de páncreas. Trabajaba en los baños de cromo y residía a cuatro cuadras de la sede industrial. Mariano Aguilar, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas ( www.aadeaa.org.ar , donde puede verse el fallo judicial), añade: "Los médicos les dijeron a los vecinos que el cáncer estaba relacionado con el cromo hexavalente. La Fundación Ecosur les prestó su personería y ellos nos dieron un poder. Esto se inició hace un año y medio. Quedó probado que la red que lleva agua potable a Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre y San Martín, es decir, a 1.500.000 de personas, tiene altos valores de cromo, fundamentalmente, y plomo". –¿Qué niveles detectaron? –AySA informó 44 microgramos de cromo por litro, en promedio, cuando el tope es 50 mg/l. Si bien no supera el máximo de la OMS, no sabemos cuánto tiempo una persona puede tomar agua con cromo por debajo de 50 mg/l sin contraer cáncer. Sí sabemos que el cromo hexavalente es cancerígeno para la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ( www.iarc.fr ). Yo, vecino, no tomaría esa agua. Lo grave es que el gobierno provincial, condenado, apeló el fallo, intentando eludir su responsabilidad. Y lo mismo hace la Municipalidad de Vicente López, no demandada, por tratarse de una fábrica de tercera categoría, que supone una mayor sofistificación y un mayor riesgo para la comunidad, que está bajo el control de la provincia. Alfredo Brenner, principal accionista de Diacrom SAIC ( www.diacrom.com ), comenta a La Nacion: "Iniciaremos acciones legales por injurias y calumnias. No somos una familia de ladrones ni de delincuentes. Con el caso Atanor, parecía que todos se morían por talio, pero eso se tranquilizó y ahora nosotros estamos de moda. Nuestra empresa ha estado monitoreada por la Secretaría de Política Ambiental de la provincia e investigada por la Gendarmería. Acá hay un fuerte tinte político, y somos el jamón del sándwich. La contaminación viene de larga data, existió en su momento, pero negamos que el agua esté contaminada. Hoy, afortunadamente, todo es mensurable. Lo demás son tiros al aire". Silvia Suárez, secretaria de Obras y Servicios Públicos de Vicente López, y secretaria de Política Ambiental durante la gestión del gobernador Felipe Solá, admite: "La contaminación data de unos 20 años. Diacrom tuvo muchísimas clausuras de parte de la Nación y también de parte de Política Ambiental de la provincia, "La empresa sigue abierta, aunque, según el fallo, no posea el certificado de aptitud ambiental obligatorio para una fábrica de su clase", aclara María Luz Ledesma, una de las impulsoras del amparo ambiental, a través de la Fundación Ecosur ( www.fundacionecosur.org.ar ). Ella está enferma de cáncer de mama y vive en el barrio desde 1983. "En 1999 empezamos a notar que éramos muchos los enfermos en cuatro cuadras a la redonda –agrega Ledesma–. Según el Ministerio de Salud Pública, hasta cuatro enfermos de cáncer por manzana es normal. En los hombres predomina el cáncer de próstata, hígado o pulmón, y en las mujeres, el de mama. Hay casos de madre e hija, e incluso de una chica de 24 años que falleció a los cuatro meses del nacimiento de su bebe. Pero ni AySA, ni la Municipalidad de Vicente López, ni la Secretaría de Política Ambiental bonaerense se han comunicado con nosotros." Según el expediente, el 9 de junio de 2003 falleció Marcelino Lohaiza, empleado de la fábrica. Tenía cáncer de hígado y de páncreas. Trabajaba en los baños de cromo y residía a cuatro cuadras de la sede industrial. Mariano Aguilar, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas ( www.aadeaa.org.ar , donde puede verse el fallo judicial), añade: "Los médicos les dijeron a los vecinos que el cáncer estaba relacionado con el cromo hexavalente. La Fundación Ecosur les prestó su personería y ellos nos dieron un poder. Esto se inició hace un año y medio. Quedó probado que la red que lleva agua potable a Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre y San Martín, es decir, a 1.500.000 de personas, tiene altos valores de cromo, fundamentalmente, y plomo". –¿Qué niveles detectaron? –AySA informó 44 microgramos de cromo por litro, en promedio, cuando el tope es 50 mg/l. Si bien no supera el máximo de la OMS, no sabemos cuánto tiempo una persona puede tomar agua con cromo por debajo de 50 mg/l sin contraer cáncer. Sí sabemos que el cromo hexavalente es cancerígeno para la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer ( www.iarc.fr ). Yo, vecino, no tomaría esa agua. Lo grave es que el gobierno provincial, condenado, apeló el fallo, intentando eludir su responsabilidad. Y lo mismo hace la Municipalidad de Vicente López, no demandada, por tratarse de una fábrica de tercera categoría, que supone una mayor sofistificación y un mayor riesgo para la comunidad, que está bajo el control de la provincia. Alfredo Brenner, principal accionista de Diacrom SAIC ( www.diacrom.com ), comenta a La Nacion: "Iniciaremos acciones legales por injurias y calumnias. No somos una familia de ladrones ni de delincuentes. Con el caso Atanor, parecía que todos se morían por talio, pero eso se tranquilizó y ahora nosotros estamos de moda. Nuestra empresa ha estado monitoreada por la Secretaría de Política Ambiental de la provincia e investigada por la Gendarmería. Acá hay un fuerte tinte político, y somos el jamón del sándwich. La contaminación viene de larga data, existió en su momento, pero negamos que el agua esté contaminada. Hoy, afortunadamente, todo es mensurable. Lo demás son tiros al aire". Silvia Suárez, secretaria de Obras y Servicios Públicos de Vicente López, y secretaria de Política Ambiental durante la gestión del gobernador Felipe Solá, admite: "La contaminación data de unos 20 años. Diacrom tuvo muchísimas clausuras de parte de la Nación y también de parte de Política Ambiental de la provincia, cuando yo la dirigía. Para el 1° de agosto, Diacrom tendrá que sacar las cubas de cromado y será sólo una metarlúrgica liviana. Al parecer, el cromo de las napas se infiltró por una fisura en un caño de AySA, pero se supone que esa infiltración ha sido cerrada. No creo que envenenen alegremente a la población. Este municipio, que no debe encargarse de establecer si el agua es potable, estudia el agua de ese caño de AySA, y los resultados indican que el cromo está por debajo del límite. Además, los peritos forenses no pueden probar una relación de causalidad entre agua y cáncer. En algunos casos es presumible, pero en otros no. Ahora, sí es un hecho que Diacrom ha contaminado". Pablo Schickendantz, el ingeniero electromecánico que descubrió, en 1995, la infiltración de cromo en la Estación Elevadora Villa Adelina, cuenta: "El vecino fue obligado a tapar su pozo, porque le llegaba agua de red. Luego, la napa subió y se saturó de cromo, y empezó a entrar agua de napa en la cañería. Se hicieron obras, pero el cromo siguió fluyendo, aunque la probabilidad de tener cáncer por agua con cromo es pequeña. Los culpables de la contaminación son los municipios. En Vicente López no saben cómo tratarán los efluentes. Quieren una planta depuradora de cloacales cerca del Parque de los Niños, desde donde seguramente saldrá más agua contaminada". Desde Argelia, Elio Mauro, el especialista en Recursos Hídricos que trabajó junto a Schickendantz, apunta: "La contaminación en napas era flagrante, pero lo que llegaba al río subterráneo era un hilo, altamente contaminado, sí, pero que se diluía en el enorme caudal del río subterráneo. La posibilidad de que alguien contraiga cáncer por agua es casi nula, salvo que tenga pozo. Es cierto que el conurbano tiene un grado de contaminación tremendo. ¿Cómo es posible que el Riachuelo esté como esté, a la vista de todos y que a nadie se le mueva un pelo? El problema de la Argentina es la búsqueda de rentabilidad en el corto plazo, porque el ácido crómico podría ser reutilizado en vez de ser tirado a una fosa llena de fracturas, como ocurrió con Diacrom". Elida Hermida, vecina de Florida, doctora en Física, investigadora del Conicet y miembro del Foro por la Salud y el Ambiente de Vicente López (foroporlasalud@yahoo.com.ar), completa: "Es difícil probar la relación del cáncer con la contaminación del agua. Nos preocupa la indolencia de la Secretaría de Política Ambiental provincial, que sólo aparece cuando hay vecinos enfermos. Esto ya pasó con las empresas Tesil y Melthis, también en Munro. No quiero ser apocalíptica, pero estudios de la UBA muestran que en los últimos 15 años se duplicaron en la zona las muertes por cáncer. El Estado debería velar por la salud y trabajar al revés de lo habitual: habilitar sólo a aquellos que demuestren que su actividad es inocua. Pero siguen las calamidades porque prevalece lo contrario". Martín Rodrigo Villasante Datos históricos

  • 1968. Según la Comuna, "la vereda se utiliza como depósito de residuos industriales. Existe contaminación ambiental. No se utilizan medidas de precaución, ni siquiera para el personal que allí trabaja".
  • 1995. La Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano de la Nación afirma: "Muestras del Instituto Nacional de Ciencia y Técnica Hídricas indican que el nivel de cromo en aguas subterráneas supera en casi 10.000 veces el límite". Roberto Marquevich, del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 1 de San Isidro, procesa a Alfredo Sali Brenner Grunpeter por contaminación culposa.
  • 2003. Expertos anticipaban que la remediación de las napas será imposible en muchos sectores, pero el juez Marquevich decreta el sobreseimiento de Brenner Grunpeter, que había propuesto forestar en lugar de remediar las napas, "porque la descontaminación implicaría retirar los cimientos, lo que conllevaría un costo prohibitivo, además de la suspensión de tareas, con el correlativo prejuicio social y económico".
fuente: diario la nacion

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario:

Archivo del blog